¿Son personas de verdad lo que sale en Mujeres y Hombres y Viceversa?

Los guapos y guapas de “Mujeres y Hombres y Viceversa” son personas… Al menos, a mi entender (y yo entiendo de estas cosas), lo son.

Había dudas al respecto, la gente sospechaba que eran autómatas, que era imposible que fueran reales, que era un show creado por ordenador… ¡’Tantas especulaciones! Pues estaban equivocados. Me he dado una buena panzada de sesiones de este programa, los he estado analizando con lupa, y ahora ya os puedo afirmar, yo, como experta, que son personas reales, normales y corrientes, eso sí, con más belleza del prototipo ideal, pero al fin y al cabo, personas.

No por ser guapos debemos pensar mal. Son de carne y hueso, y puede ser que actúen y finjan en cierta manera y en cierta ocasión, pero las personas sienten, y yo lo he comprobado.

Me sabe hasta mal lo tanto que veo sufrir a algunas personas en ese programa. Veo lágrimas verdaderas de Carmen, veo enrabiado por celos a Chema, veo desilusión en los pretendientes expulsados, veo tristeza en ojos expectantes… Al final las personas no pueden dejar de ser personas, por muy guapos que sean.

En otras ocasiones sonrío sin querer al ver detalles amorosos y sinceros, como la emoción de Oninse al escuchar una canción dedicada a ella, la vuelta al círculo de pretendientes del que no encontró el amor en otras ocasiones, un Fabián que cada día siente más, un mago que llega a enamorarse y nos devuelve la ilusión…

La explotación televisiva de realities nos tiene ya tan acostumbrados a ver sentimientos ajenos en la pantalla que olvidamos extremecernos empáticamente y robotizamos a las personas que aparecen en ella.

Me gusta haberme dado cuenta de que los guapos tienen corazón… ¿Alguien piensa que me equivoco?


Escribe un comentario