Alberto Piñana: Isabel Pantoja es una “choriza” (II)

‘Crónica de una ambición’ comenzaba recordando las primeras apariciones públicas de Julián Muñoz e Isabel Pantoja, ambos acompañados por la que aun era la esposa del futuro alcalde de Marbella, Maite Zaldivar. Resulta hasta cómico ver ahora la escena en la que Maite entrega un ramo de flores a Isabel, a la par que sentencia a su marido con la peor de las miradas. Y digo que resulta cómico no por el hecho en sí, pues un engaño es un engaño y ojalá nadie tuviera que pasar por eso. Lo digo por los tejemanejes mal organizados que vinieron después, como la rueda de prensa en la que solo se habló del amor que ambos se procesaban de boca de Julián y con el gesto de aburrimiento nervioso de Maite. Confesiones imposibles de creer y que tuvimos que comer como campeones, algunos por placer y otros entre risas.

Se recordó el breve mandato de Julián en Marbella, todo por culpa de sus múltiples “acciones”, consiguiendo poner en su contra a los que hacía pocos días eran compañeros suyos. Y quizás era en ese momento en el que se terminaba de sentenciar, pues su ritmo de gastos fue igual o mayor estando ya fuera del ayuntamiento.

Fuente: La Noria


Escribe un comentario