Alfonso Díez más Alba que nunca

alfonsodiezPara comenzar, quisiera que alguien le dijera al hijo de la duquesa que fuera a por algún ansiolítico antes de empezar a leer nada. Ahora, vamos allá.

Alfonso Díez, y por mucho que la familia de la duquesa intente que no, cobra cada vez más protagonismo en la historia de amor prohibido “Alfonso y Duquesa”. Y aunque Cayetana repita una y otra vez que no se casará con él, su círculo más cercanos no dejan de comentar que la duquesa se desvive por él y que cuando le escucha quejarse del acoso de los medios, ella sufre.

Pero para hacer algo con lo que los demás nos echemos las manos a la cabeza, no hace falta ni una pistola ni un embarazo ni nada que se le parezca. Para hacer algo con lo que demás nos imaginemos a los hijos de la duquesa espumeando por la boca y hablando del revés, solo hay que hacer que Alfonso Díez hable en nombre de la familia de Alba. Este es el ejemplo perfecto de patada en la entrepierna con bota de puntera metálica, ya que Alfonso se dirigió a una de las cámaras de televisión que le persiguen a diario diciendo “La casa de Alba y yo estamos hartos de que nos persigan. Déjenos en paz”.

“Cayetano… te tomaste el ansiolítico?”.

Me da a mi que si existe una manera errónea de hacer las cosas, es precisamente esta. Ya que si ves, y vemos todos, como los hijos de la duquesa intentan convencer a la madre de que se deje de noviazgos, al menos contigo, que eres demasiado pimpollito para ella con tus cincuentaypico, no deberías dar exclusivas en Hola como hiciste el pasado mes de abril, con el cheque correspondiente, y muchísimo menos, este tipo de comentarios a una cámara.

Como diría una gran amiga mía, “te has cagao en el culo, hijo”. Otro día lo explico.

alfonsoduquesa

Fuente: Vanitatis


Escribe un comentario