Ashely Greene era más masculina que su padre

O bueno, no tanto, pero sí que era una de esas niñas masculinas que usan gorra y pantalones anchos. La razón no podría ser más tierna: quería parecerse a su hermano mayor. Aww.

Sin embargo, con el paso de los años la actriz de Crepúsculo fue descubriendo los encantos y el poder de la femineidad y comenzó a usar vestidos y querer maquillarse como mamá. ¿Que cómo se dio cuenta del poder de la femineidad? Pues fácil: viendo que algunas de sus amigas (por demás femeninas) experimentaban las cosas de la vida mucho antes que ella.

Fue entonces que su madre la apuntó a clases para aprender a modelar, más que nada para darle confianza en sí misma.

Ashley Greene asegura que sí que le sirvieron las clases aquellas, pues aprendió no sólo a verse bonita y caminar de punta-talón, sino que su seguridad se disparó.

Y bueno, con el paso de los años llegó a ser lo que es hoy en día, una tía la mar de femenina con contratos multimillonarios con diversas compañías de artículos de belleza. No obstante, asegura que algunas veces extraña ser una chica masculina.

Vía | Style News


Categorías

Actrices
Etiquetas ,

Francisco

Apasionado de Internet, la informática y los gadgets. No me podría importar menos la vida privada de los famosos, aunque sí que me gusta saber lo que hacen en el terreno profesional, ya sea en el mundo del cine o de la música.

Escribe un comentario