Belén Esteban: Una de cal y dos de arena (II)

Como ya he dicho en la entrada anterior, ha sido a raiz de su participación en ‘MQB’ que Belén Esteban pegue un extraño giro en todos los sentidos. El concurso se ha vuelto una guerra personal donde muchos ven un “Belén contra todos” y otros ven un “Belén por cojones y punto” -me disculpan por favor lo soez, pero realmente sentí necesario indicarlo de esa manera-. Lo peor de esto es que en esta supuesta guerra, Belén a sido tirada al centro como de un cristiano a los leones. Y claro, Belén, que no habla si no le pinchan -porque es obvio que todo viene de “su programa” empezó a meter la pata con algunas opiniones sobre sus compañeros de ‘MQB’.

Equivocarse es de humanos y todos hemos metido la pata alguna vez -o muchas-. Pero sintiéndolo mucho, la tormenta ya es huracán y donde antes solo molestaba ahora destruye. Me explico. Yo mismo llegué a pensar que Belén ya había tocado techo, refiriéndome al éxito, con su colaboración en ‘Sálvame’ y en ‘MQB’. La Esteban estaba mejor que nunca. Las campanadas de fin de año mostraron a una nueva Belén. Pero de nuevo parece que lo más fácil sea “pinchar a la Esteban para que salte y genere audiencia”. Y por cierto, “después de que salte, y diga lo que diga, por favor, que todo el mundo aplauda bien fuerte”.

Esa cadena de acciones es realmente efectiva, aunque solo para la cadena donde trabaja, ya que eso y “escupir para arriba” tienen el mismo fin para la protagonista.


Escribe un comentario