El novillero Pablo Lechuga se queda sin apoderado por culpa de Gran Hermano

lechuga

(Y a mi que me da que este va a aprovechar el tirón del concurso para darse a conocer… porque yo a este no le he visto nunca.)

Volvemos a comprobar que los secretos en Gran Hermano son cosa de 24 horas nada más. Y es que esa niebla que corría por ahí con respecto al quién era el torero que llevaba el nuevo concursante del reality, Gerardo, ya ha salido a la luz. Lo que no me esperaba era que fuese el mismísimo novillero quien saltara a la palestra.

Pablo Lechuga hace unas declaraciones acerca de su apoderado, ahora ex-apoderado, rotundamente claras: “A día de hoy doy la relación por acabada. Cuando salga me sentaré con él como los hombres a hablar y exponerle los motivos por los que esto se acaba”.

La relación de Pablo con Gerardo comenzaba el pasado invierno y considera que su actitud ha sido: “Egoísta no por hacerlo antes de torear en Madrid sino por hacerlo teniendo una relación conmigo, el sitio donde toree es indiferente, lo importante es que no ha cumplido”. El novillero conocía la noticia momentos antes de que Gerardo entrara en la casa: “No sabía nada hasta ayer que me llamó antes de la novillada de Algemesí para decirme que entraba al programa. Aún así, salí bien a la plaza porque por encima de todo está la profesionalidad y porque quiero ser torero”.

Pablo no puede otra que echarse las manos a la cabeza y mostrar su impotencia: “Lo peor ha sido la noche porque buscas porqués pero no los logras encontrar. La situación es de julai y yo quiero ser torero y de repente te encuentras con algo así y no sabes cómo asimilarlo. Beneficiarme no me a beneficiar en nada porque se ha usado mi nombre y eso no es positivo”.

De verdad que lo siento por el chico este, pero es que no puedo evitar ver como está aprovechando el tirón por más que quiera rasgarse las vestiduras y echarse a llorar.

Fuente: Informativos T5


Escribe un comentario