Gerardo revoluciona la casa.

Gerardo tiene claro que no ganará, por eso está dedicando su estancia en la casa a revolucionar al personal y dar todo el juego posible. Y bien hecho que hace: el bucle Arturo-Indhira ya empieza a cansar y me alegro de que haya elementos nuevos para comentar. No sé si lo veremos en el resumen de hoy o en la gala de mañana, pero al parecer esta pasada madrugada ha sido la causa de uno de los momentazos de esta edición.

Para empezar, les está haciendo dudar de muchas cosas relativas a la forma de votar del público. En la edición en la que más estrategas son y más cuentas hacen, les está bien empleado que haya un concursante así. Pero esta forma de actuar y el hecho de que no se enfade también le está dando problemas: sus compañeros creen que es un actor, y por eso se dedican a robarle comida y a hacerle bromas. El madrileño se lo está tomando todo con bastante calma, y el hecho de que no monte una bronca descomunal les da más motivos a los demás para desconfiar de él.

El momento culminante de esta historia llegó cuando Tatiana y Saray llegaron a la conclusión de que Gerardo es Bruno, un actor que entró en GH9 con el propósito de dar juego al programa. Están tan convencidas de ello que piensan que el jueves saldrá expulsado de inmediato por descubrirse su secreto. ¡Se van a llevar una buena decepción!

P.D.: En su momento dije que no iba a olvidarme de lo que hicieron con Lis, y no voy a hacerlo. Saray no dijo nada del matrimonio de lesbianas supuestamente para no perjudicarlas, pero en cambio de Gerardo no ha dudado ni un segundo en gritar que es un actor y que lo van a echar. ¿La crucificamos también a ella por traidora, o sólo porque se está equivocando hay que pasar este hecho por alto?


Escribe un comentario