GH: Cristal, la nueva pareja de Nicky y su estancia de 30 minutos (II)

El resto de habitantes de la casa parece que vivan en una constante montaña rusa. Bronca tras bronca, pasando por eternos confesionarios llenos de lágrimas e ira. Donde antes había flores ahora hay puños cerrados dispuestos a tumbar a quien sea.

Los de ‘GH9’, Piero, Melania, Amor y Andalla, han sido excluidos del grupo. Su modo de vida dentro de la casa parece no gustarle a nadie. Y es que sus formas a la hora de enfrentarse a las pruebas semanales, su poca colaboración en las labores de la casa, su exclusiva vida en común para comer y sus constantes cuchicheos en el dormitorio como si un grupo de vecinas meticonas se tratara, a terminado de cansar a los demás habitantes de la casa, hasta el punto de haberse encontrado los de ‘GH9’ con su parte proporcional de la comida separada de la del resto. Por cierto, esto ocurría a la hora de comer. Y hay que ver lo mal que les sentó encontrarse con que iban a tener que moverse para cocinar si es que querían comer algo.

Una vez la casa más dividida que nunca, lo único que queda por decir es que, si no fuera por Ana Toro y sus locuras, esta edición especial de ‘Gran Hermano’ iba a ser la más estresante de todas. La granadina está dolida por las calabazas de Nico y, aun más con el hecho de que el italiano siga siendo cariñoso con ella, pues eso le tiene completamente desconcertada. Nico parece no poder evitar sentir cierta admiración hacia la Toro y su particular mundo, aunque parece no darse cuenta de que su actuación está siendo exactamente la misma que tuviese en su edición con Nuria “Fresita”.

Web oficial: GH


Escribe un comentario