GH: De grandes hermanos a grandes princesas (I)

Si hay algo que está quedando claro en este ‘Gran Hermano: El Reencuentro’ es las pocas ganas de hacer nada de sus habitantes. No hay prueba semanal que les venga bien a los señores. Cada vez que tienen que hacer algo empiezan con la canción de “Ya quieren empezar a grabar vídeos”. Su única preocupación es el continuo mirar a cámara, los confesionarios destructivos rollo talibán y el constante robo de tabaco entre compañeros.

Realmente no entiendo qué puede ser lo que les haya pasado a estos chicos. Casi ninguno parece el mismo o la misma de su edición. Es como si todos hubiesen sido poseídos por un enorme ego al verse por segunda vez dentro de esa casa, produciendo que lo que antaño fuese divertido, en la actualidad sea un problema. Desde que comenzara esta edición especial de ‘Gran Hermano’, el constante abandono de los concursantes demostraba la veracidad sobre esa única ansia de seguir figurando en los programas de televisión al precio que fuera. El espíritu real de ‘GH’ solo ha estado presente durante las dos primeras semanas de convivencia. Casos de oportunismo se han dado unos cuantos durante las once ediciones, pero ¿cuando se ha visto en ‘Gran Hermano’ que la única preocupación de la mayoría de los concursantes sea que termine todo de una vez?. ¿Cuando la entrada de nuevos habitantes había sido un problema para el resto de compañeros?.

Web: GH


Escribe un comentario