GH: El mareo de Pepe, los humos de Ainhoa y el abandono de María José (I)

Tengo que comenzar diciendo que no termino de entender lo que la organización de ‘Gran Hermano’ está haciendo con ‘El Reencuentro’. Normas que no terminan de cambiar, planes que aparecen y desaparecen en cuestión de horas y un tránsito de concursantes más desesperante que el del fallecido en su primera edición ‘El Bus’ de Antena 3.

Se supone que participar en ‘Gran Hermano’ es una oportunidad y no un martirio, por lo que creo se deberían poner las pilas los de arriba y escoger bien a los candidatos a ganar los 60.000€ y dejarse de dar vueltas, porque hasta a mí, fan de ‘GH’ desde la primera edición, me está comenzando a cansar tanta vuelta y tanto cara dura que, después de asegurarse los 6.000€ de la primera semana de convivencia, o agarra la maleta y se va en un mar de excusas o hace la vida imposible hasta a los que estamos fuera de esa casa para conseguir su expulsión.

Realmente no concibo la idea de “la necesidad de tener un par de narices para convivir en esa casa”. Y es que, lo único que veo entre tanto “sufridor” allí dentro, es mucha personalidad añeja y sobreactuada. Es una pena tener que aceptar que los que de verdad están viviendo ‘El Reencuentro’, o han sido expulsados por estupideces o se cuentan con los dedos de una mano y me siguen sobrando dedos.

Web oficial: GH


Escribe un comentario