GH: Frío, frío, mentira, mentira… (I)

Viendo un resumen tras otro de este ‘Gran Hermano: El Reencuentro’, lo único claro que veo es que, tan retorcidos están siendo los habitantes de esa casa, que han coseguido con creces que Groenlandia sea el nuevo Caribe, pues para lugar frío ya está el interior de esas cuatro paredes.

Cada conjetura, cada atisbo de lo que sea que ocurra allí dentro, absolutamente todo está maquinado por las mentes podridas de estrategias de los concursantes. ¿Pensábamos que entre Pepe y Ainhoa podría existir alguna historia?. La propia Ainhoa se ocupaba de abrir los ojos a cada seguidor del programa en una conversación con Nico, “Estos dos (Piero y Melania) serían capaces de hacer ‘edredoning’ para aguantar aquí una semana más. Yo con él (Pepe) no lo haría. Aunque yo también se jugar”.

Hablando del rey de Roma, la actitud de Pepe no hace otra cosa que provocar un extraño olor para el resto de compañeros. Era Ainhoa la que, discretamente, ponía en conocimiento de varios de sus compañeros que, ese que parecía tontear con ella, llevaba todo el santo día con Melania y Piero de muy buen rollo. Ya por la noche, Ainhoa iba a hablar con Pepe, que se encontraba en su nuevo rincón de maquinar, el jacuzzi. Este tiraba por alto cada reproche que la de ‘GH5’ hacía de los de ‘GH9’ y su particular uso de la comida. Ainhoa, con dos palmos de narices, se iba a su habitación y terminaba llorando en compañía de Nico. El italiano, en un intento de abrir los ojos de su pareja de edición, le decía que la falsa paz de Pepe no era con otro motivo que dejar un vídeo grabado mostrando su faceta de pacificador y salvarse así de la próxima nominación.

Web oficial: GH


Escribe un comentario