GH: Obsesión con “La hora sin cámaras” (I)

¿Donde quedaron aquellas horas sin cámaras de antaño?. ¿Donde quedó la magia del amor y del “como te pille te echo cuatro seguidos”?. Parece que en ‘Gran Hermano: El Reencuentro’, estos concursantes resabiados nuestros, acostumbrados a todo tipo de artimañas ya en sus ediciones, han tomado por costumbre el hecho de pedir “la hora sin cámaras” para conseguir su cenita correspondiente.

Ana Toro, en su “ni contigo ni sin tí” particular con Nico, consiguió su hora sin cámaras con su Cristobal Colón italiano, Nico. Lo que la granadina no vio (y cuando lo vea, seguro que le va a dar algo) fue como Nico, acompañado por una Ainhoa boquiabierta, comentaba al ‘Super’ en el confesionario todos los pasos que le llevarían a tal hora con su “pareja de noches”.

Los comentarios/peticiones de Nico no tenían desperdicio alguno. Solamente hubo una frase en la que el italiano demostrara un mínimo interés por la Toro: “Me ha ido entrando Ana. Digamos, como chica y tal”. De este punto en adelante todo iba cuesta abajo y sin frenos, “Yo no necesito hacer sexo, ni con Ana ni con nadie. Pero, si te soy sincero, ‘Super’, yo, si bebo alcohol, me desinhibo y me dejo llevar. Entonces, si quiere (Ana Toro) la hora sin cámaras, si hay un poco de, tampoco tanto, marisco o un poco de pescado, verdura a la plancha, o dos botellas de vino o también una de ‘alvariño’ pues, lo que quiera surgir que surga”. Y Nico y su exageradamente enorme cara dura se quedaron tan tranquilos.

Fuente: GH


Escribe un comentario