GH: Sin Arturo, sin Indhira y sin cariño para Pepe (I)

Increíble pero cierto. Al igual que pasara en ‘Gran Hermano 11’, desde que Arturo e Indhira, el expulsado y la cobarde, han abandonado la casa, no queda otra que aceptar que, en cierta manera, se vuelve a respirar un poquito de paz, pero solo un poco, dentro de esa casa tan repleta de fuertes caracteres.

Nos habíamos quedado en el abandono de Indhira. La malagueña, después de pasear su altanería por cada rincón de la casa y conseguir que Arturo fuera puesto de patitas en la calle por un gesto de lo más bobo (pues todos sabemos lo que es la “violencia” y lo de Arturo no lo fue), reculaba cual niña pequeña después de haber roto el jarrón de mamá con el dedo levantado mientras entre sollozos dice “He sido yo”. De nuevo volvían las lágrimas, esas tan famosas de la edición pasada. Mismas palabras, mismos gestos y mismo de todo por parte de Indhira. Y es que siempre es mejor quedar como una “descontrolada” pues, después de haber conseguido quitar de en medio a ese que no quiso nada con ella, prefirió llorar su ausencia y pasear su depresión de chichinabo por cada esquina de la casa a mostrar esa verdad con nombres propios que tanto temía (Tatiana, Carol y Nagore).

Web oficial: GH


Escribe un comentario