‘GRAN HERMANO 12’: De rupturas y artimañas familiares sospechosas (I)

De nuevo una reconciliación en el jacuzzi.

Antes de ponerme a despotricar como de costumbre quiero dar las gracias a Jordi González, conductor de ‘EL DEBATE’ y reciente twittero, por hacer caso de mis gansadas y enviarme la foto que pedí de Lorena Castell. Esa chica es el bicho que le picó al tren. Me encanta poder decir que posa toda ella divinísima y para mí. A ver para cuando otro disco de ‘LORENA C’.

El jueves pasado se vivió la expulsión de Joaquín -ya se que no he escrito sobre la gala y por eso me pido el comodín del resfriado horroroso-. Ese soltero de oro que parecía tener todas las de ganar dentro de la casa cometió el feroz error de hablar no muy bien de Marta una vez fueron separados por Pepa y Arturo -otros dos zorros-. Parece que este año la audiencia no perdona a los bocazas, tal y como le pasó la semana anterior a Julia.

Los celos estúpidos de esa que gustaba de acostarse con Oscar y Julio en la misma cama, que masajeaba en plan “qué fácil soy” a Oscar y que se dejaba “culear” de manera simulada por Julio en el suelo de la habitación, han desembocado en una ruptura estúpida y egoista con Rubén. El gaditano, harto de los celos y quejas de Chari, optó por plantear la ruptura, ruptura que Chari aceptó con esa sonrisa típica suya tan llena de nada. Rubén no es santo de mi devoción, ya que como concursante parece haber optado por el rol de la traición y eso no me gusta, pero tengo que aceptar que aguantar a un petardo como Chari debería estar premiado con una buena parcelita en el cielo. ¿De qué me sirve tanta pechuga si con tanto disgusto no hay quien las amortice? Hablando de pechugas… era obvio que esa ruptura acabaría siendo resuelta en el jacuzzi. Sólo espero que le cambien el agua todos los días, porque ese jacuzzi cuenta con los fluídos corporales de medio ‘GRAN HERMANO 12’.

La foto de Lorena Castell que me envió Jordi González anoche.

Web: GH


Escribe un comentario