‘GRANJERO BUSCA ESPOSA’: Ese chico es mío -Programa 5- (V)

Nada peor que malinterpretar una broma para fastidiar una cita.

PRISCILIO: INMA Y SILVIA.

Lo de Priscilio no tiene nombre. El pobre granjero parece no acertar con nada ni con nadie. En su primera cita con Silvia, las chispas que han saltado no han sido precisamente las del amor. Silvia no demuestra tener mucha paciencia con la enorme timidez del granjero y eso provoca que las contestaciones de la pretendienta no sean las esperadas por Priscilio. Una botella de champán y una ausencia total de romanticismo, y casi que de conversación, ha provocado el enfado en Silvia, “Qué cosas más románticas hacemos”.

Puestos a complicar las cosas, el enfado de Inma aun estaba por descubrir, pues después de tres horas esperando a que volvieran Silvia y Priscilio, ha tenido tiempo suficiente para hacerse la gran película en la que los besos y la pasión eran los protagonistas de la cita que acababan de vivir los dos en cuestión, “En tres horas pueden haber ocurrido muchas cosas”. Al llegar los tortolitos, más destortolizados del mundo, se han encontrado con la mirada asesina y el silencio de una Inma que no quiso moverse de su sillón ni siquiera para cenar.

Y como en esta granja de lo que se trata es de complicar las cosas, al día siguiente amanecieron las tornas cambiadas. Silvia no podía esconder su enfado por tan insulsa cita con el granjero, llegando al punto de no querer ni escucharle y discutir hasta por una patata -que ya hay que estar enfadado, oiga-. En este caso era Inma la que parecía correr descalza por el parque, y es que era ella la agraciada del día con una cita/cena con Priscilio. Pero claro… ¿acaso se olvidó alguien de que esta es la granja de las complicaciones? Recién empezaba la cena cuando Inma hacía la poco acertada broma de “Yo no puedo beber mucho, porque…” y Priscilio terminaba de fastidiar todo con “Vayas hacer lo mismo del primer día”. Recordaréis que Inma, cuando Priscilio estaba seleccionando las chicas que irían con él a la granja, en su cita con Inma, fue ella quien se quiso despedir de él con un piquito. Y claro, una mala interpretación de unas inocentes palabras, que para colmo han sido dichas delante de las cámaras de televisión, solo podían provocar una reacción en Inma, “¡Ahora todo el mundo se va a pensar que soy una guarra!”. Priscilio, que no salía de su asombro por la reacción de Inma, tuvo que aguantar ver cómo era dejado plantado en el restaurante y cómo Inma abandonaba el lugar.

Web: GBE


Categorías

Reality Show
Etiquetas ,

Mundo Reality

MundoReality era una web dedicada al mundo de los Reality. Actualmente está integrada dentro de la sección Reality en http://www.mascorazon.com/category/reality-show/

Escribe un comentario