Jessica Alba, un ejemplo de superación

Sin ninguna duda y -atendiendo a las declaraciones realizadas por la actriz- el ejemplo de Jessica Alba, más allá de feminismos o no, es un ejemplo de superación de la adversidad.

Con tan sólo 29 años, la actriz ha confesado que su infancia no fue muy agradable. Nacida en el seno de una familia tradicional, recta y católica, Jessica nunca mantuvo una buena relación con sus padres, hasta que finalmente optó por distanciarse de ellos para ser fiel a su idea de la vida.

La relación con sus padres, además de acelerar su proceso de maduración, supuso para Jessica Alba una férrea vinculación con los movimientos feministas, no en vano la actriz ha declarado que desde que recuerda, allá por los 5 años, ya se consideraba feminista.

Si bien el paso de los años la ha hecho madurar y hoy reconoce entender las ideas y motivaciones de sus padres, la actriz sigue sin compartirlos y se declara liberal e independiente, preocupada por los personajes que interpreta en cada película y manteniéndose fiel a su pasión por la actuación.

La protagonista de Machete declara también no sentirse especialmente preocupada por su aspecto físico, si bien reconoce que le brinda los cuidados necesarios para lograr los papeles que le interesa interpretar.

Una mujer que brilla con luz propia en la gran pantalla y cuya infancia puede ser vista como ejemplo por millones de adolescentes que deben encontrar el camino hacia la felicidad. Jessica Alba… más corazón.


Escribe un comentario