Las mil y una historias de Belén Esteban (I)

El final de las vacaciones de Belén Esteban han venido cargadas de dimes y diretes. Entre mansos que se vuelven fieras y atacan a transeúntes, entre virginidades perdidas por a saber quien y ahora por otro ex novio, que no fue novio, pero que quizás lo fue y un supuesto contrato hecho a la anteriormente nombrada para que hiciera de relaciones públicas del bar del padre de este que fue, pero que no fue, pero que quizás fue… todo eso y más es lo que la de San Blas se ha encontrado a su regreso al trabajo.

Poco a poco -y como siempre entre gritos- la Esteban ha ido revelando quienes son los que andan detrás de todas estas ferias que han aparecido tan de golpe. De ser todo verdad -cosa que no me extrañaría, pues solo hay que ver las audiencias en internet-, sería un acto más que lamentable el de “la cadena triste” -Antena 3- ese de seguir hurgando en el cubo de la basura del vecino en busca de un trapo sucio al que sacar un euro y un uno por cierto de share. Y es que no hay proyecto en Antena 3 que no se acabe ahogando en el lodazal, pues hasta su nueva gran apuesta por ese periodismo serio, sin gritos ni gallinas cacareando -‘3D’-, ese formato el cual no iban a retirar al tercer día por la baja audiencia y que usaría como remedio el hecho de aprender de los fallos, ha visto reducido su tiempo a una hora diaria.

Fuente: Sálvame


Escribe un comentario