Mercedes Milá ante el Gran Ojo Bloggero

Veo a Mercedes Milá muy satisfecha con lo que se avecina. Sabe de la preparación organizada por Gran Hermano para su edición número 12, y está convencida de que conseguirá dejarnos a todos boquiabiertos.

Está nerviosa y con ganas de empezar. Hoy contaba en otros programas de Telecinco que ya conoce a los concursantes que mañana entrarán en la maxi-casa. Ha prometido, como año tras año, que nos vamos a sorprender… Y eso es lo que queremos, ¿a que sí?

Cuenta que las proporciones de la casa superan las de las anteriores: ¿Será que van a entrar muchos ahí dentro? ¿Un equipo de fútbol masculino y otro femenino? No estaría mal, ¿eh? Han tenido más de 60.000 personas en los cástings para elegir a las perlas. Pueden coger un buen puñado que todos cabrán en el caserío de Guadalix.

Admite que no es una presentadora muy objetiva, pues se implica mucho, dejando ver su opinión personal… Tras haber sido muy criticada por seguidores de GH en blogs, en internet y demás, pretende cambiar a hiper-objetiva. A mí no me gustaría tal cosa… Yo quiero verla posicionarse, verla cabrearse con unos u otros, verla persona, como es ella.

También cuenta que en esta edición su vestuario lo han elegido estudiantes de las escuelas españolas de diseño y estilismo… Eso me parece una gran idea. Hay que promocionar nuevos talentos, hay que empujar a nuevos genios que no tienen padrinos. Gala tras gala, estaría bien que vayamos opinando el estilismo de la Milá… Dar flores o echar huevos a los nuevos diseñadores, porque lo que importa es que se hable de ellos, bien o mal, pero que se hable, ¿no?

De momento voy a comentar que no me gusta como le queda el pelo tan cortito a Mercedes. La veo más mona con una melenita… ¿Y si se pusiera extensiones? Porque si lo que quiere es cambiar de peinado, un tinte diferente podría ser buena opción…

Con ganas de que empiece Gran Hermano esperaremos que mañana sean las 10 de la noche. Hablaremos todo en el blog, de los chicos/as que entren, de los que salgan, y de Mercedes Milá, que también está en mi punto de mira…


Escribe un comentario