Norma Duval y su amor alemán

No me esperaba yo ver una noticia sobre noviazgos/amores furtivos precedida por el nombre de Norma Duval tan pronto.

Después de que la vedette saltara a la palestra tras nueve años de silencio absoluto por su divorcio del empresario, José Frade, no hubo medio que no se hiciera eco de las ganas de Norma por volver a televisión y portadas, su medio natural. Como buen animal televisivo durante décadas, junto con la noticia del divorcio aparecía también la de las negociaciones de la artista para participar en la nueva edición del programa ‘Mira Quien Baila!’. Y claro, típico de buena famosa, su participación en dicho programa venía acompañada de una serie de exigencias peticiones que ya desde el principio sonaron regular.

Los meses pasaron y en la lista de concursantes de ‘Mira Quien Baila!’ no figuró el nombre de Norma Duval. Yo, personalmente, tampoco he visto ni sabido mucho de ella, tanto en televisión como en revistas. Y como era de esperar, las preguntas comienzan a aparecer, pues creo que todos contaban con un regreso en plan “Star” como se anunciaba. Como dije antes, Norma es un animal televisivo, con estilo y saber estar ante las cámaras. Cualquier aparición o colaboración que hubiera hecho, hubiese sonado como merece. Pero Norma no apareció por ningún lado.

Lo siguiente era de esperar. Y es que cada vez que Norma ha desaparecido por un periodo de tiempo, siempre ha reaparecido acompañada. “De empresario a empresario y tiro porque me toca”, la Duval era fotografiada con el empresario inmobiliario alemán, Matthias Kühn, en pleno beso. Como para venir luego a desmentir nada.

Junto a este nuevo churri aparece también la noticia del posible regreso a los teatros de Norma de mano de Cornejo, por lo que de llevarse a cabo, la Duval podría tener ese regreso que debío haber tenido ya hace unos meses.

Aunque todo sea dicho, Norma ya es mayorcita como para hacerse el moño como le de la real gana. Sin ánimos de ofender.

Fuente: Lavozlibre


Escribe un comentario