Novedades de última hora.

Según informa la página oficial del programa, la gala de mañana no seguirá el guión habitual. Para empezar, los nominados que no sean expulsados no regresarán a la casa once. En la noticia no lo dicen claramente, pero todo apunta a que a partir de ahora vivirán en la casa espía (a ver cómo se las apaña Indhira sin sus trapitos y su maquillaje). Por otra parte, no habrá nominaciones y, tal y como ya sabíamos, la última espía entrará en la casa oficial (supongo que las otras dos convivirán con los nominados que se queden).

Por lo tanto, en la casa once tendrán que convivir juntos Ángel, Gerardo, Hans, Melanie, Saray y la espía que pase. En buen momento van a quedarse solos, con Gerardo revolucionando al personal y Ángel y Hans peleados. Viendo el grupo que quedará, con más motivo espero que no sea Laura la elegida para pasar: no quiero que se reúna con todos sus amiguitos. El otro grupo, con las “parejas” de Arturo e Indhira, y Tatiana y Toscano, también promete. Discusiones no faltarán por ninguno de los lados.

¿Servirá esta separación para que los concursantes se vean obligados a acercarse? ¿Habrá reconciliación entre Ángel y Hans? ¿Cambiará Melanie de grupo al verse sin sus amigos? En las próximas semanas lo veremos.


Escribe un comentario