‘OPERACIÓN MOMOTOMBO’: Hartos de perder el tiempo -Último programa- (II)

Julio habla con las mellizas sobre su discusión

Comienza el último día de trabajo en Nicaragua. Estando todos en la obra, Don Mario les ha pedido al grupo que cocinen algo típico español para ellos. Mayka va a preparar una paella y manda a Josewi a hacer la compra. Aunque bastante liado con eso de que le cambien el nombre a los ingredientes, ha conseguido comprar casi todo lo que le han pedido, incluso una rebajita en uno de los ingredientes para que le pudiera alcanzar con el dinero que llevaba. Irina y Mayka se han encargado de hacer la paella. Entre quemaduras en las manos, cientos de tacos y la falta de ingredientes, Mayka acaba orgullosa su paella. Ahora faltaba que sus compañeros trajesen el pollo. Lo que ella no sabía era que los cuatro iban a tardar una hora y media en desplumar y cortar el pollo. Para colmo, el arroz preparado solo ha llegado para que coman los trabajadores del lugar -aunque me parece que Don Mario tampoco llegó a probarlo- y ahora tendrán que volver a cocinar para poder comer ellos. La decisión del grupo -como siempre en su línea- ha sido que, con tal de no ponerse a fregar la cacerola y volver a cocinar, prefieren no comer, decisión que ha sentado fatal a Alexandra.

Con la barriga vacía, Julio se ha llevado al grupo a jugar el fútbol con los niños del lugar. Ataviados con las equipaciones del Madrid y el Barcelona, Josewi y Julio se han unido a los niños para jugar un partido que ha sido arbitrado -mas o menos- por Irina, que ha demostrado tener buenos pulmones con el silbato, “Casi me quedo sorda”.

Ricardo y Mayka se han ido a una clase de peluquería y estética. Mayka se ha desenvuelto como pez en el agua con todas y cada una de las tareas, “Esto es lo que de verdad quiero hacer”. Y Ricardo, todo así tan metrosexual, también parece haber descubierto una vocación como maquillador Don Juan, pues los piropos a la chica con la que practicaba han sido algo así como continuos.

En la obra, las mellizas están terminando de pintar un mural en el comedor. Nuria se ha dado cuenta que Alexandra está muda y con mal gesto. Aunque con continuas preguntas, Alexandra no está por la labor de contestar y decir qué es lo que le pasa. Ambas acaban discutiendo. Don Mario ha hecho un intento de suavizar la discusión entre las hermanas pero no lo ha conseguido. Nuria ha salido en defensa de Don Mario dada la actitud de Alexandra y le pide a su hermana que hable bien a Don Mario, ya que él siempre les habla muy bien y les respeta, por lo que se merece lo mismo. El cambio de Nuria es radical y esta nueva faceta de ella será muy valorada por su padres cuando regrese. Ahora es Nuria la que duda de que el comportamiento de su hermana cambie al llegar a España.

Llega el turno de que Ricardo hable con sus padres. El que siempre ha ido de duro y de fuerte se ha derrumbado en el primer segundo de conversación. Ricardo también ha prometido cambios en todo una vez regrese a casa. Su madre le ha preguntado por la experiencia y la respuesta no ha podido ser otra que, “Aquí estoy muy bien. Pena que no hay espejos”. En el fondo hasta es buen chico.

Julio se ha querido reunir con las mellizas para intentar arreglar la situación entre las hermanas. Ha preguntado a cada una qué es lo que le molesta de la otra. Nuría ha dicho, “Me molesta que no sepa hablar y que no sea sincera conmigo”. Alexandra, “A mí me molesta que siempre haga lo que le digan los demás”. Julio ha conseguido que ambas expresen cuales son sus sentimientos con respecto a su hermana. Nuria, ante el enfado de Alexandra, ha querido tenderle una mano, “Si estás mal, yo te ayudo, que yo te quiero mucho”. Alexandra le respondía, “Yo también te quiero mucho”. Ambas terminaban abrazadas y reconciliadas.

Web: OM


Categorías

Reality Show
Etiquetas ,

Mundo Reality

MundoReality era una web dedicada al mundo de los Reality. Actualmente está integrada dentro de la sección Reality en http://www.mascorazon.com/category/reality-show/

Escribe un comentario