‘OPERACIÓN TRIUNFO 2011’: El OT más raro de la historia (IV)

Nina conecta con el plató de OT para comunicar la readmisión de Ramil.

La noche de ayer estuvo repleta de nervios e inseguridad por parte de todos los concursantes. La presión de este nuevo jurado que parece sólo saber tirarse de los pelos con los profesores, provocando con ello una incomodidad inmensa en los alumnos que luego se ve reflejada en el escenario, acabó con, además de una gala soporífera, con Ramil y Geno en la cuerda floja.

He de decir que este nuevo rol de Geno no me termina de convencer. Al más puro estilo Pantojota, Geno lloraba y lloraba casi gritando “la necesidad” de estar en la escuela. No era de extrañar que el hashtag #SufrocomoGeno fuese Trending Topic de la noche de ayer en Twitter. Ramil parecía preferir esperar a lo que tuviera que venir pensando en cualquier cosa que tuviera que ver con el fin de la gala. El público, mi querido público, siguió haciendo uso de esa mala costumbre que es salvar con el “MODO GH: ON”, sin valorar una mierda el quién realmente merece seguir en la academia y quien por el contrario no ha estado a la altura en las actuaciones. Dichoso factor pena que me saca de quicio.

Una vez expulsado Ramil, Nina pedía una conexión urgente con el plató para comunicar una decisión: Ramil volvía a la academia para continuar su formación sin derecho a concursar. La directora explicó que esta opción ya fue comunicada en la rueda de prensa que se hizo para presentar esta edición 2011 de OT. Siempre que un concursante demostrara tener una buena voz y talento podría ser repescado para continuar sólo su formación en la academia. Y ahí es donde yo me vuelvo a meter: ¿Entonces los que no sean repescados significa que no valen? ¿Entonces por qué están ahí? Un montón de preguntas que, seguramente, lo único que esconden detrás es una cantidad insultante de ceros y un regustillo a culpabilidad provocado por esos enfrentamientos sobreactuados de jurado vs. profesores que lo único que hacen es dañar a los concursantes.

Web: OT


Escribe un comentario