‘SUPERVIVIENTES’: De Bea contra todos, el psicólogo Quiñones y anónimos aburridos -Resumen 12/05/2010- (II)

Un rato después, en un intento de mantener una conversación, Bea recriminó a Consuelo sus tres días tumbada a la bartola, “Todos hemos caído mal del helicóptero y todos hemos estado trabajando desde el primer día. Tu has estado tres días tumbada sin hacer nada, no se por qué”. Consuelo entraba al trapo y saltaba, “No te permito que digas esa clase de cosas. Me voy”. Bea puso la guinda, “Tu comportamiento parece el de una niñata consentida”. ¿Qué pasa cuando se deja a Bea con la palabra en la boca?, pues que hay charla para el resto del día. Dicho y hecho. Todos los compañeros terminaron hasta el gorro de Bea.

En todo el grupo parece que solamente una persona es capaz de calmar a Bea y ese es Javi Quiñones. El actor tiene el tono y las palabras adecuadas -al menos por ahora- que consiguen que Bea no se dispare. Ni siquiera Rafa Mora, que parecía de los más cercanos con ella, puede muchas veces cargar con la situación, “Mira que me llevo bien con ella, pero muchas veces me satura”.

Javi ha hablado con Bea sobre su constante mal humor. ‘La legionaria’ le echa la culpa al minúsculo tamaño de la isla y al tabaco. Javi, con buen tono y sin andarse con rodeos, contestó a Bea, “¿Pero qué quieres?. Esto es ‘SUPERVIVIENTES’ y lo sabes”. Bea, en vez de saltar, asientió. Siguieron hablando, ahora de las nominaciones y Bea recriminó a los anónimos, “Hay que ser imbécil para nominar a Perdi, cuando ellos están compitiendo por venir aquí con nosotros” -y tiene toda la razón-. Por la cara de Javi, parecía querer saber un poco más de Bea y sus pensamientos sobre la isla, “Yo no se a quien voy a nominar todavía”. “Nomíname a mí. A mí no me va a nominar nadie y solo tendré tu punto”, respondía Bea. Javi no hizo ningún gesto. Es obvio que Bea se equivoca, ya que todos están muy cansados de sus arranques.

Web: Supervivientes


Escribe un comentario