‘SUPERVIVIENTES’: De Bea contra todos, el psicólogo Quiñones y anónimos aburridos -Resumen 12/05/2010- (III)

Mientras, en la selva de los anónimos, parecen seguir con la tontería de no contar con Nerea y Deborah para las tareas diarias. Los chicos se han ido por su cuenta a por palmas para la cabaña. Deborah preguntó a los chicos, “¿Donde vais?”. Miguel respondió, “Solo podemos hacer las cosas nosotros”. Las dos chicas se encogieron de hombros ante la estúpida respuesta. Los chicos les recriminan que nunca tienen prisa para hacer las cosas, aunque los chicos, con toda su prisa, volvieron sin palmas.

La cabaña de los anónimos ya está lista y eso les supone un problema mayor: el aburrimiento. Parece que no terminan de llevar bien lo de pasar tumbados todo el día. Lo peor de todo es que ese tiempo lo siguen invirtiendo en quejarse, hasta el punto de escuchar voces de arrepentimiento entre algunos chicos. Nerea saltaba, “No puedo entender que alguien se arrepienta de haber venido aquí. Si no estás a gusto, vete”. Román echó la culpa al hecho de estar en la selva, ya que él es más de mar. Como siempre, volvieron a lo de verse en desventaja conforme a los famosos -pobres ilusos-. Solo uno, Javier, tiene las ideas claras sobre el supuesto estado de los famosos, “Seguramente ya habrán discutido por el montaje de la cabaña y Bea ‘la legionaria’ habrá liado una de las suyas”.

Esta noche tendremos gala de expulsión, unificación y nuevas nominaciones. Aunque lo que espero con más ganas son una de esas pruebas individuales que duran toda la semana.

Web: Supervivientes


Escribe un comentario