‘SUPERVIVIENTES’: De famosos hambrientos, cabras suicidas y anónimos sexys -Resumen 17/05/10- (I)

FAMOSOS:
Comienza la que siempre resulta ser una de las semanas decisivas en ‘SUPERVIVIENTES’. Y digo “decisiva” porque pasada la primera semana, es siempre cuando el hambre causa más estragos en todos. Los cambios de humor son más fuertes y los desfallecimientos están a la orden del día. Aunque en este tema, los anónimos lo están llevando mucho mejor, gracias al lugar donde se encuentran y a la cantidad de mangos que allí hay. Esta semana podremos ver los que realmente están preparados para aguantar toda la aventura.

Hay una persona en especial que realmente está echando de menos los mangos y esa es Nerea. En su nueva vida en la isla de los famosos, parece haberse adaptado rapidamente a sus nuevos compañeros. También los famosos están más que encantados con el cambio y se han encargado de decírselo a Nerea varias veces. Todos ocupan el tiempo en pensar con quien estará de pelea Bea ahora en la selva de los anónimos. Lo que ellos no se imaginan -Nerea incluida- es que Bea se encuentra en la selva como Pedro por su casa, buscando fruta con sus compañeros y dejándose lavar por Mª José, a la que pagó con un abrazo.

Nerea ha estado contando a los famosos la cantidad de fruta que los anónimos tienen en selva y ha provocado que sean ahora los famosos y su hambre los que se sientan en desventaja -y con razón- con respecto a los anónimos. Piensan que los anónimos han ganado dos veces gracias a sus provisiones. Como no, el primero en quejarse ante las cámaras fue Rafa Mora. Los demás prefieren estar atentos a Carla. La argentina no tiene fuerzas ni para levantarse del suelo y sus compañeros están muy preocupados con ella.

El asunto de la pesca tampoco les está resultando bien del todo, pues entre olas que han tropezar a Nerea, haciéndole perder los cebos y el anzuelo, los peces de gimnasio que arrancan los anzuelos a los otros compañeros y que Trapote ha vuelto a dejar el pescado a la vista de los pájaros ladrones, el equipo solo ha conseguido quedarse con un solo anzuelo, sin pescado y un mosqueo tremendo con el hecho de no tener fuerzas ningunas para la prueba que les esperará al día siguiente. Para colmo de males, los pocos cocos que van consiguiendo ya se están empezando a pudrir, aunque su hambre es tal que igualmente se los están comiendo, repartiendo incluso las partes malas. Rafa Mora se vuelve a quejar, ahora de que Trapote, en el reparto del coco malo, le han tocado a él todas las partes amarillentas. Trapote está tan cansada que prefiere no entrar al juego.

Web: Supervivientes


Escribe un comentario