‘SUPERVIVIENTES’: De pescadores, cocineras y ladrones -Resumen 24/05/10- (I)

Después de la unificación, los anónimos solo han necesitado de un día para conocer las intenciones de los famosos, y es que Rafa Mora ya ha intentado tirar el ánimo por los suelos a sus nuevos compañeros. El valenciano, como ya hiciera Escassi en una edición anterior, prefiere guardar sus fuerzas para rascarse la entrepierna y/o competir en las pruebas, “Somos españoles, ya lo sabes. Aquí trabajan tres y miran ocho”. Queda claro que la colaboración de Mora en la construcción de la nueva cabaña es igual a “0”.

Famosos y anónimos han unido sus fuerzas -menos el de siempre- para el mejor de los motivos: poder comer en condiciones. Mireia, Trapote, Deborah, Miguel y Román hicieron por reunir una buena cantidad de peces, lapas y caracolas. La gran sorpresa ha sido Miguel y su costumbre de salir a pescar al amanecer. Por fin han cambiado su menú de cinco peces minúsculos por el de pescado de verdad, todo eso unido a la mano en la cocina de Mª José, que catalogó esa primera gran comida como “la cena de Nochebuena”.

En apenas dos días, no ha quedado anónimo por relatar en los confesionarios las intenciones de Rafa Mora. Todos se han quejado de su falta total y absoluta de colaboración. Parri, Carla y Bea, mientras ayudaban en la construcción del techo de la cabaña, tuvieron que soportar las órdenes y comentarios -a las que hacían oídos sordos- del susodicho.

Web: Supervivientes


Escribe un comentario