‘SUPERVIVIENTES’: De pruebas de recompensa y anónimos quejicas -Resumen 11/05/2010- (II)

Volviendo los famosos a la isla y con el enfado por haber perdido la prueba por segunda vez, Bea pone el grito en el cielo, ya que se rumorea en el grupo que Trapote no quería hacer la prueba, “A mí me da igual que seas la novia de un torero. Tu aquí vas a cumplir como todos, señoritinga de mierda”. Bea, entre la falta de tabaco y que Trapote ha vuelto seca mientras todos iban empapados por la prueba, no aguanta el hecho de pensar que han podido perder la prueba por la poca predisposición de uno de sus compañeros.

Una vez más calmadas las aguas, Trapote quiso hablar con Bea. La periodista explicó a Bea sus motivos referentes a la prueba -cuatro planchas, cuatro parejas y ella se quedó con Consuelo como quinta pareja- y Bea reconoció de nuevo que, sus nervios y la falta de tabaco, están consiguiendo que sus reacciones sean todavía peores. Trapote se está esforzando en intentar acercarse a Bea.

Perdi ha dado una pequeña sorpresa y no a sus compañeros. En uno de sus confesionarios ha tenido un ratito para hablar de Bea y sus arranques, “Vale que te ríes con ella muchas veces, pero esos prontos que le dan alteran a todo el grupo y nos acaba perjudicando”. Opinión poco acertada por parte de Perdi si tenemos en cuenta que está nominado y la legión -nunca mejor dicho- de seguidores que tiene Bea y pueden votar en su contra.

¿Que qué hacen los anónimos mientras?. Pues quejarse, quejarse y quejarse. El premio no les parece suficiente. Incluso Victor llega a hacer pública la queja en su momento de confesionario. Ya puestos a quejarse, han aprovechado para divagar sobre como vivirán los famosos, “Seguro que les han dado más cosas que a nosotros. Además ellos tendrán playa y allí viven mejor”. No se puede estar más equivocado. Con tanta queja, lo que se merecen es que, para la unificación, dejasen esa cabaña y esos mangos que tanto les salvan para irse a la isla donde están los famosos, con sus cuatro palmeras locas y sin cabaña que valga. Panda de llorones. Aunque dos de sus miembros están encantadas con la lona. Son Deborah y Nerea. ¿Casualidad o ganas de llevar la contraria?.

Web: Supervivientes


Escribe un comentario