‘SUPERVIVIENTES’: La mala educación… de el de siempre -Resumen 26/07/10- (I)

En la isla parece que no puede haber un solo momento de paz, ni siquiera en “la cena de Nochebuena”. Mª José se está empezando a hartar de los dotes de mando del más vago de la isla, Rafa Mora. Al valenciano parece no haber nada que le venga bien, ni medida de comida, ni reparto, ni nada. En el otro ojo de Mª José sigue estando Bea que, cual niña pequeña, se salta “las leyes” a la torera, negándose a hacer la fila para comer y recibiendo por ello otro toque de atención más de boca de “la mami” del grupo. Eso no ha sentado bien a Bea y ha intentado llevar a parte a Mª José para decírselo sin ningún éxito, “No me apetece que lleves aparte para que me digas nada”. Eso ha conseguido hacer llorar -otra vez- a la legionaria y volver a remover sus peligrosas aguas internas.

Ya por la mañana, Victor ha conseguido demostrar sus dotes en la pesca y ha llevado a la isla el ejemplar más grande que han conseguido comer hasta ahora. Como no, Rafa, ha tenido que lanzar su dardo particular, como siempre, a las espaldas, “Al final va a ser cierto que es pescador”.

Mª José ha estado hablando con Mireia sobre los vagos de la isla. De su boca -al menos que yo haya escuchado- no ha salido esa palabra, pero sus ejemplos han sido muy claros. Está muy cansada de estar todo el santo día trabajando mientras casi todos los demás no ayudan en nada. A la conversación se agregó Carla, la cual recibió la explicación más dura aunque con “todo el cariño”, según le ha dicho la propia Mª José, “Por ejemplo tú. Desde que hemos llegado solo te he escuchado quejarte de que estás muy mal y te quieres ir -aquí imitó sus gestos y quejas en plan Chiquito de la Calzada-. Como comprenderás, yo no puedo tener a una PARÁSITA a mi lado. Si me quedo este jueves, yo te nominaré a tí. Y esto que conste que te lo digo desde el cariño”. Así que ya sabemos que Mª José es capaz de llamar “PARÁSITA” a una persona y hacerlo desde el cariño.

Lo de dar de comer arroz a Rafa Mora solo ha servido para una cosa y no ha sido para darle ganas de trabajar precisamente. Como si de un yonki arrocero se tratase, el valenciano ha dejado bien claras sus ideas con respecto al arroz sobrante, “Yo voy a comer arroz todos los días Y NO HAY NEGOCIACIÓN. Si nadie quiere cocinarlo ya lo haré yo, que se como se hace. De todas formas ya se a cuanto cabemos por persona”. ¡No se puede ser más cara dura!. No solo quiere comer sin importar lo que opine el resto del grupo, sino que también espera que se lo hagan y si no ya lo hará él. Insisto, este chico es tonto. Mª José, cansada ya de hacer todo mientras el valenciano piensa solo en como comer él, se ha acercado al grupo donde estaba el susodicho en cuestión y no le ha dado tiempo nada más que ha decir unas pocas palabras, “Os quería decir que… los que no estéis haciendo nada…”. Rafa decidió interrumpir a Mª José con muy malos modos, ¿Me estás diciendo lo que tengo que hacer?. Porque yo acabo de venir de pescar -pescó un pez y se sentó-. A mí ni mi madre me dice lo que tengo que hacer”. Mª José, abochornada ante el desplante de semejante mamarracho respondió, “Solo quería decir que buscaseis cocos, pero no para comer, sino para hacer cacitos”. Después de irse Mª José, Rafa ocupó su eterno tiempo libre en criticar el reciente acto de su compañera, “Yo haré lo que me apetezca” -justo lo que lleva haciendo desde que llegó-.

Web: Supervivientes


Escribe un comentario