Toscano se ha posicionado.

Por si aún quedaban dudas, anoche pudimos ver a Toscano junto al grupo encabezado por Gonzalo y Nagore, haciendo todo tipo de cálculos para las próximas nominaciones. No era el que más hablaba, cierto, pero desde mi punto de vista el simple hecho de estar con ellos sin inmutarse ante tanta estrategia significa que los apoya. Parece que aquella insinuación de nominar a Nagore y Melanie que hizo a Tatiana tras la pasada gala no fue más que una broma (aunque ojalá me equivoque y nos sorprenda, me encantaría que los planes del grupito se torcieran).

Hay quien justifica la actitud de Toscano con Tatiana. Dicen que es ella la que realmente forma parte del grupo, y que como a él le gusta la chica, la sigue a cualquier parte. En mi opinión, las cosas no son así. Tatiana puede sentir más afinidad con unos, pero si Toscano prefiere a otra gente ya es suficientemente mayorcito como para decirlo sin miedo al rechazo por ello. Esta situación me ha hecho recordar a Orlando de la pasada edición, otro concursante que quería llevarse bien con todos y rara vez se mojaba. A pesar de todo, cuando sus compañeros quisieron apartarlo de Iván, él dejó bien claro que si se llevaban bien no se iba a distanciar ni por su rollo ni por nadie.

En definitiva, Toscano me ha defraudado. Sigue siendo un ejemplo de superación, pero su forma de actuar ya no me convence. Es el menos “malo” de los “malos”, pero “malo” al fin y al cabo.


Escribe un comentario