‘ACORRALADOS’: Antonio David pagó su fallo jamonero

Antonio David aceptó su culpa y supo encajar su expulsión.

Era más que obvio que nadie le iba a perdonar lo del milagro del jamón que se apareció en la letrina. Y para más inri, Nagore soltó mierda y flores por la boca al revelar todo lo que había ocurrido en esa letrina. Allí se comió, se bebió y hasta se fumó, cuando se supone que allí no tienen tabaco. Luego se asustan cuando aparecen cámaras por sorpresa. Lo mismo espiamos a la vaca una de estas noches y nos la encontramos cortando unos gramillos.

Antonio David no ha podido pagar de otra manera su error. Y es que no fue sólo lo de esconderse el jamón, que hasta cierto punto tenía hasta su gracia, sino que el haber tirado el cubo de mierda encima de la cabeza de Mari Ángeles con toda la frialdad del mundo ha sido lo que ha terminado de soltar la guillotina. Aun creo que si le hubiese echado más arte, le podría haber salido bien la jugada. Que se hubiera inventado la gran película, pero sin señalar a nadie. Si no de qué iba a estar todavía Nagore en la casona, ¿no? Ha hecho mil y una y la siguen salvando. Y es que, si hay que tener arte para ser de los buenos, más aún hay que tener para saber ser del grupo de los malos.

La salida de Antonio David no fue solamente un adiós y punto. El ex guardia civil volvió a proponer a Escassi como capataz. El propuesto se las tuvo que volver a ver con el mismo rival de la semana pasada, Reche. Como era de esperar, si ya ganó una vez, ¿por qué no habría de ganar dos? Escassi vuelve a ser patrón una semana más, esta vez ayudado por Úrsula. Dioni está que no cabe de gozo.

Web: Acorralados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *