‘ACORRALADOS’: Confesarse para después seguir robando

Y es que para algo están los confesionarios, ¿verdad? Uno va, se desahoga, se reza un par de Padre Nuestros, o cantarse un par de Andy y Lucas para los no creyentes, y así, con el alma limpita y reluciente cual plato fregado por Leticia Sabater, planear un nuevo robo con el que volver a pringarte bien pringada, ¿eh, Brenda?

Cada día que pasa, Brenda se va encontrando más en su salsa. Su desvergüenza es de tal calibre que nos está dejando confesionarios dignos de museo. Lo siento, pero esta chica me divierte lo más grande cada vez que entra al confesionario. No se corta un pelo en lo de regocijarse con sus propias malas intenciones y además lo hace con arte. Brenda ha confesado haber sido ella la choriza que robó el huevo y que fue ella la que invitó a Antonio David, cuando absolutamente toda la casa piensa lo contrario. ¿Crees que le pesa? Qué va. En vez de arrepentirse, ha ido a las cosas del Dioni y le ha robado champú delante de Antonio David. El ex guardia civil preguntó de momento: “¿Por qué haces esas cosas delante de mí?” Brenda se inventó otra de sus excusas y se fue.

Por cierto, que este robo también estaba planeado por el trío de chorizas habituales: Nagore, Blanca y Brenda. No es cuestión de señalar sólo a una, claro.

Web: Acorralados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *