‘ACORRALADOS’: Cuarto y mitad de bronca cortada finita

Sonia comunica a Bárbara y Mari Ángeles que vivirán encadenadas hasta nueva orden.

La semana de capataz a Sonia Baby no está resultándole fácil. La gente le hace cada día menos caso, hasta el punto de que la organización castigase a Bárbara y a Mari Ángeles teniendo que estar encadenadas durante las 24 horas del día hasta nueva orden. Sorprendentemente, esa cadena ha servido para que las castigadas limen asperezas. Ahora veremos si todo sigue en calma entre las dos o si se volverán a tirar de los pelos, cosa bastante probable.

Brenda sigue emperrada en lo de despellejar a Bárbara. Ninguna de las dos se soporta un simple soplido. Cuando la una le vacila, la otra aprovecha y tira a matar y viceversa. Por una altanería de Bárbara –una tontería sin importancia, la verdad-, Brenda ha vuelto a disparar todo el cargador en el corazón de la vedette hasta el punto de soltar perlas de la talla de “tú estás aquí porque te gastaste todo el dinero en el casino, puta desgraciada”. Teniendo en cuenta el nivel de los insultos supongo que el jueves le lloverán collejas a la que presume de tocarse el chichi desde pequeña.

¿Y qué pasa mientras con Sonia? La acróbata vaginal llora que llora cual Zarzamora y con razón. Y es que manejar a semejante panda tiene que ser imposible. Incluso Nagore, que sigue en sus trece en lo de “no fiarse de Sonia”, entra al juego fácil sobre el oficio de la capataz con bromas de bastante mal gusto. Menos mal que ya le quedan pocos días. Sonia Baby sigue siendo mi candidata a ganadora.

Web: Acorralados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *