‘ACORRALADOS’: Fuego, chorizo, alergia y pánico…

Nagore es la nueva capataza.

Vale que esta gente pierde demasiado tiempo poniéndose a parir durante todo el día, pero reconozcamos que su trabajo –casi todos- lo están haciendo bien. Ahora, con Nagore como capataz de la semana, todos están aceptando –en cierta medida- sus tareas semanales, pues todos saben cómo las gasta Nagore con el genio y las críticas. Así que esta semana no les queda más remedio que callarse y criticar por la espalda o ver a Nagore transformarse en estaca puntiaguda disparada directa al corazón del que se atreva a levantar la voz más de lo permitido.

No es cuestión de que, después de haber perdido el fuego por patosos, se nos queden todos en los huesos por no poder cocinar y se alimenten de manzanas, consiguiendo con ello no poder trabajar en condiciones. La organización les ha cambiado unos materiales que ganaron en la pasada gala –y que les fueron confiscados por culpa de Brenda- por un chisquero, legumbres y unos chorizos. No hace falta decir qué fue lo que hicieron en ese preciso momento, ¿verdad?

La vaca sigue sin parir. Todos los habitantes de la casona se están turnando durante la noche para vigilar a la vaca, por si se pone de parto. Los turnos de vigilancia están siendo motivo de disputa constante. Unos dicen hacer dos horas, otros van para no hacer nada… bla bla bla. Nagore, como capataz, está muy pendiente del porqué Sonia no hace su turno en la vigilancia de la vaca. A Nagore le dice que es por un problema de alergia, pero luego se le escucha decir que es por pánico a verse sola en el establo. ¿En qué quedamos? No me falles, Sonia.

Web: Acorralados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *