‘ACORRALADOS’: Tarántula Dioni estira sus patas y amplía el grupo

Después de un duro día de trabajo todo el grupo ha sido premiado con ingredientes para una buena comida.

Dioni se siente ‘el Padrino’ de la casona. Con su salvación el pasado jueves, su tranquilidad y seguridad han crecido de tal manera que ya no se esconde lo más mínimo a la hora de trazar nuevos planes en su constante cacería asturiana.

A todo esto hay que sumarle que con los cuatro recién llegados a la casona, su comportamiento ha pasado de ser el desagradablemente habitual a uno vomitivamente extra, pues casi parece un cuartel militar, todos separados entre novatos y veteranos. Todo es un continuo comparar, tanto en el trabajo como en la convivencia, “Vosotros es que acabáis de llegar y lo veis todo fácil. Nosotros llevamos un mes y medio aquí”. Como si los tuvieran a la fuerza, oiga. Ya me gustaría que se filtrara cuanto están sacando por semana, por tumbarse al sol y trabajar cuatro horas… si es que llegan, que para un día que los hacen trabajar todo el día luego son todo quejas.

La nueva caza de Dioni ha sido Liberto -¡me muero!- No sé con qué fin ha introducido al mini libro de Petete en su grupo, pues horas antes de burlaba de él en su mismísima cara, todo esto mientras seguía echándose flores por su gran trabajo en la granja y presumía de su mes y medio allí. Pues lo que empezó con una burla a media tarde terminó con un “presiento que tú y yo vamos a ser buenos amigos” de boca de Dioni a Liberto. Sorprendido me hallé, sí señor.

Por cierto, que lo que no me sorprendió fue ver cómo Úrsula y Nagore comenzaban a dudar de la veracidad de Liberto con el grupo. Y es que tanta historia y tanta gana de agradar porque sí no suele gustar a nadie.

Web: Acorralados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *