Adiós, cuarta temporada de ‘Geordie Shore’ (III)

Geordie Shore

Y seguimos con los dramas. Una temporada de ‘Geordie Shore’ con sólo diez minutos de Joel no puede ser posible. Demasiado bueno para ser cierto. Joel hacía una última aparición para culpar a Sophie de haberse acostado con otro tío en la fiesta de compromiso de Vicky y Ricci. Vamos… ‘le dijo la puta a la zorra’, ¿pillas? El orco este no tiene suficiente con haberse liado con ciento y la madre -y eso sólo delante de la cámara-, sino que ahora también culpa a la otra pobre desgraciada de ser igual de zorra que él. Joel, cambia de camello, que ese no te vende más que mierda. No sabemos si siguen juntos, así que toca esperar a que vuelva a hacer otra entrada triunfal en la quinta temporada… que seguro que lo hace.

Hoy toca terminar con Holly. Esta chica sí que se merece un spin off. Vale que satura su lado putón, pero es la única cuya filosofía parece pintar del lado de “de perdidos, al río”. Ya que toca ser un putón, al menos serlo de medalla de oro. El último drama viene de su mano. James, el hetero más gay del planeta, volvió a recibir la compañía de su novia, esa morena enorme con cara de tío. Holly no terminó de encajar esta última visita de la novia de James y acabó aceptando que sus sentimientos hacia James no terminaban a la altura del pene del susodicho. Pero Holly no es Charlotte y no terminó rompiendo media casa. Por eso me gusta Holly: es una mártir con estilo, que sufre los golpes igual que se sufren las almorranas en los anuncios de la tele… en silencio.

Más información – Adiós, cuarta temporada de ‘Geordie Shore’ (II)
Fuente – Geordie Shore
Foto – MTV


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *