‘Alaska y Mario’: un reality para Topacio Fresh

Alaska y Mario

Me encanta que ‘Alaska y Mario’ hayan vuelto. No me importaría que cada capítulo durase dos horas si hiciera falta. Algo tan básico como un día a día, unas conversaciones, lo que sea… y que te enganche, no lo consigue cualquiera. Me encanta que Mario sea una bestia parda y me hable de lo desarrollado que tienen los taxistas el “hipótamo”. Me encanta que Alaska me enseñe sus radiografías para ver lo mal que tiene la espalda -ya vamos teniendo una edad, es lo que tiene-. Me encanta que las Nancys se ofrezcan a posar desnudas para el nuevo videoclip. Me encanta todo.

Por cierto, que si alguien de todo ese grupo de amigos necesita urgentemente su propio reality, esa es Topacio Fresh. No se puede tener más desparpajo delante de una cámara que ella. Lo tengo comprobado: Topi abre la boca y yo me parto de la risa… siempre. Desde los vídeos de las giras de Fangoria que me vengo fijando. Luego en cada aparición que ha hecho en ‘Alaska y Mario’ desde la primera temporada. Esa Topi es carne de reality, un animal televisivo con todas las letras. ¡Arranca, tonta, diles a los de MTV que les permites hacerte un reality! Pero que se lo permites tú, eso que quede claro.

Más información – ‘Alaska y Mario’: a por los cincuenta años
Fuente – Alaska y Mario
Foto – MTV


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *