Bárbara Rey es una adicta al juego

Barbara Rey

Bárbara Rey estuvo el pasado fin de semana en el espacio ‘Sálvame Deluxe’ e hizo una declaración desvelando su gran secreto: “Sí, soy adicta al juego”, así arrancó la vedette su confesión en sus primeras declaraciones.

En el espacio, Bárbara desveló algunas de las intimidades pertenecientes a su vida privada que jamás había contado en un plató de televisión. Lleva más de treinta años jugando sobre todo al bingo, una adición que le ha supuesto un enorme gasto de dinero en todo este tiempo, alrededor de un millón de euros.


Su adicción al juego comenzó con tan solo 18 años. Fue a esa edad cuando un día, le dio por entrar en un bingo junto con una amiga, y tuvo la suerte (o mala suerte) de cantar un bingo. Ese fue el comienzo de toda una vida enganchada al bingo, porque fue el principio de su perdición ya que cuando se quiso dar cuenta estaba dominada por completo por el juego.

Bárbara Rey asegura que su adición le llegó por falta de cariño y la gran indiferencia que tenía su madre, ella se refugiaba en el juego intentando llenar el vacío que tenía.”He tenido problemas con mi madre porque no era cariñosa ni comprensiva. Buscaba comprar su cariño a través del bingo”. Aún así, reconoce que ser una adicta al juego te hace sentir aún más sola.

La vedette también habló de la época en la que ella y Ángel Cristo jugaban en casinos asegurando que su adicción se disparó cuando se casaron, ya que viajaron a Las Vegas para celebrar su luna de miel. Y durante el tiempo que estuvieron cansados, gastaban más de lo que pudieran llegar a ingresar.

Bárbara Rey haciendo esta confesión tan personal quiere demostrarse así misma que reconoce tiene un gran problema con el juego, porque como ella aseguró “no todo el campo es orégano”, ya que tras la aceptación viene la curación.

 


Categorías

Gente

Rosa Sánchez

Los blog son una herramienta que nos permite estar al día en todo lo que nos llame la atención en un lenguaje más de tú a tú. Colaboradora desde... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *