Bradley Cooper, la verdad sobre su pasado

 Bradley Cooper

Bradley Cooper es una súper estrella, pero no siempre fue así. El actor de la trilogía Hangover vuelve sobre su pasado negro en las páginas de GQ.

Bradley Cooper evoca sin censuras su descenso a los infiernos. Esta tuvo lugar cuando interpretaba Will Tapin, el mejor amigo de Sydney Bristow (Jennifer Garner) en la serie Alias.

El actor lo explica así: “Trabajaba sólo tres días en semana. Y para la segunda temporada, me encontré apartado (su personaje). Tuve ganas de suicidarme”. Entonces, frente a la opinión de todos y sin ningún trabajo a la vista, Bradley pidió al realizador J. J. Abrams, que suprimiera su personaje. “Me habría echado en cualquier caso”.

El chico de los ojos azules confiesa su adicción a las drogas y al alcohol. Confiesa además que consiguió salir, pero que si hubiera continuado, “hubiera tirado mi vida por la borda”.

La buena noticia es que Bradley Cooper supo superar este período negro de su vida. Hoy en día, es uno de los actores más envidiados del cine americano.

Más información – Bradley Cooper el hombre más sexy de los Oscars


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *