Breaking Amish: Jeremiah aprende a conducir

Breaking amish

¿Qué es lo primero que se aprende cuando te decides a sacarte el permiso de conducir? Fácil. El codo en la ventanilla, pitar a los bombones, acelerar en los semáforos en ámbar y gritar a todo capullo viviente que se atreva a pitarte. Bien, si esa fuese materia del examen para obtener el permiso de conducir, Jeremiah aprobaría a la primera y hasta le harían una fiesta sus profesores por buen estudiante.

Pero por ahora nada de eso es aceptado como válido, aunque a Jeremiah no parece importarle demasiado. Esta ha sido su segunda clase y ya ha conseguido conducir en plena ciudad. Nerviosito de la muerte, esta vez iba acompañado de un profesor bonachón que no dejaba de alabarle cada movimiento bueno que daba. Parece que conducir dejará de ser un secreto para Jeremiah dentro de poco.

Aunque aún tiene que aprender a controlar dos cosas: sus hormonas y la ira. No querrás sacar la cabeza por la ventanilla con el coche en marcha para gritar un “¡tía buena!” en pleno examen, o volver a quitarte el cinturón de seguridad, parar el coche y salir a gritarle a un capullo que no deja de meter prisa pitando y pitando. En serio, Jeremiah, eso no pasa ni en ‘Los Simpson’, esos dibujos animados de gente amarilla que aparecen cada vez que enciendes el televisor.

Más información – Breaking Amish: Sabrina, en busca de sus raíces


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *