Breaking Amish: la historia de los dientes de Rebecca

Breaking Amish

Esto sí que es fuerte. Rebecca ha ido al dentista. Eso no es lo fuerte, pues lo deberíamos hacer todo el mundo de vez en cuando. Lo fuerte es la historia de los dientes de Rebecca. Ya habíamos visto en una grabación a escondidas de Kate la dentadura de Rebecca. También era la comidilla del grupo -nunca mejor dicho- que rara era la vez en la que se veía a Rebecca comer en público. Ahora ha sido ella la que ha explicado el porqué.

Rebecca no tiene dientes. Se los arrancaron todos a los diecinueve años. Si tenemos en cuenta que cuando grabó esto tendría veinte años, resulta que no había pasado demasiado desde la barbarie. Y es que fue una barbaridad en toda regla. No sé si eso será cierto, pero se lee en ese pozo de mentiras y verdades llamado ‘Internet’ que los amish se arrancan los dientes para ahorrarse el seguro. Además no dista demasiado de lo que contó Rebecca, que hablaba de unas tenazas y una mano en la frente para hacer palanca.

La cara de la dentista era todo un poema. Aunque más poema acababa siendo la de Rebecca al enterarse que la dentadura nueva le iba a salir por casi los tres mil dólares. La dentista le preguntó si la familia no le podía ayudar con los gastos y Rebecca le explicó que al haber abandonado la comunidad, su situación como “desterrada” no le iba a ayudar demasiado. La dentista no salía de su asombro. No entendía cómo nadie podía hacer una barbaridad como esa a una niña de veinte años. Al final era la propia dentista la que decidía hacerle a Rebecca la dentadura nueva sin costo alguno.

Más información – Breaking Amish: tatuajes y sushi


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *