Breaking Amish: la realidad más oscura de los amish

Breaking amish

Nuestro grupo de amish de ‘Breaking Amish’ han querido a un espectáculo en un teatro. Todo estuvo bien con el espectáculo, pero no con la zona en la que estaba ubicado el teatro. Al ir acompañados por las cámaras a todas partes, es normal que la gente se de la vuelta y hasta intente hacer alguna gansada en busca de ser cazado por el objetivo. Pero todo se multiplicaba en esta zona de la ciudad. Borrachos gigantescos que intimidaban a todo el grupo, otros igual de borrachos pero que se conformaban con bailar frente a la cámara y, cómo no, el gracioso de turno que grita a la cámara consiguiendo que Sabrina se llevase un susto de muerte.

El grupo se fue a comer y allí continuaron con la conversación sobre la gente rara. Todo empezó girando en torno a los borrachos de la ciudad, toda la gente intimidante con la que se cruzan a diario, pero Jeremiah y Abe quisieron destacar a toda esa gente igual o más rara que hay dentro de la comunidad amish. Personas que reconocen tener sexo con animales, o que vuelven a intentar embarazar a su mujer recién parida. Sabrina dio la razón a sus compañeros mientras Kate no dejaba de quejarse de la conversación. Parece mentira que tenga que ser ella, la que tiene los pies más fuera del plato, la que venga a darse ahora golpes en el pecho por sus amish de su alma.

Esta conversación seguro que trae cola, y sobre todo por parte de Kate. Jeremiah le llama “la hardcore amish”, y resulta ser la misma que se dejaba ver bailando pole-dance como si de toda una experta se tratase. Kate esconde algo, y algo gordo, seguro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *