Breaking Amish: Rebecca y Abe se conoce un poco más

Breaking amish

¡Pero qué bonito es el amor, por favor! ¡Y más bonito todavía cuando es a la antigua! ¡¡Soy un añejo y me encanta!! Abe pidió a Rebecca una cita. Ambos se habían echado el ojillo desde el primer día y esta cita era el punto que otros tantos miles de añejos como yo estábamos esperando. Abe y Rebecca, ambos vestido como jóvenes comunes de su edad, por fin van a tener su primera cita para conocerse un poco más.

Tanto Abe como Rebecca se quedaron asombrados de lo cambiados -y los guapos- que estaban cuando se encontraron. Esto es amor, que te lo digo yo. Abe recibía a Rebecca con un ramo de flores y abriéndole la puerta del taxi. Una vez dentro le preguntaba: “¿Qué te parece comer en un mexicano?” Rebecca aceptó y Abe soltó esa frase que, de haber sido yo el taxista, juro que hubiese parado para darle un beso a él: “Por favor, llévenos al mejor restaurante mexicano de la ciudad”. ¿No es para comérselo?

Ya con el taxi en marcha, Abe y Rebecca comenzaron a hablar sobre los estudios. Una conversación un tanto sobrecogedora cuando uno decía que “sabía leer” y la otra decía que ella “leía y deletreaba”. Estaría bueno que dijeran de seguir estudiando ahora, los dos juntos.

Más información – Breaking Amish: Jeremiah aprende a conducir


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *