‘Buscadores de fantasmas’: la mina Vulture

Buscadores de fantasmas

Los ‘Buscadores de fantasmas’ se fueron a Arizona. En mitad de una peligrosa tormenta y vigilados por la policía, el equipo del programa se aventuraba en un nuevo encierro, quizás uno de los más peligrosos. La mina Vulture se mostraba como cualquier pueblo abandonado en medio de un desierto, sólo que este contaba con un agujero enorme en el centro, provocado por un derrumbe tras uno de los muchos robos que sufrió el lugar. Las columnas cedieron y dejaron una profunda boca abierta.

Sobre los sucesos paranormales que se habían registrado en el lugar, los más habituales habían sido las apariciones y las voces incorpóreas en grabadoras. Pero esta vez había una diferencia. Estas grabaciones no contaban sólo con palabras sueltas o sonidos no reconocibles, sino que se podían escuchar frases completas, incluso respondiendo a las preguntas que la persona que grababa en ese momento pudiera estar haciendo.

Una vez encerrados en la mina, los sucesos no tardaron en comenzar. El registro de voces fue como de costumbre, solo que esta vez, tal y como les habían anunciado, esas voces iban un paso más adelante, llegando a contestar con total claridad a las preguntas realizadas por el equipo.

Lo bueno de este tipo de sucesos es el hecho de poder vivirlos por primera vez junto a los tres miembros del programa. El miedo y la motivación del momento se les acaban mezclando, consiguiendo crear ambientes muy tensos para todos.

Más información – Institución mental Pennhurst (I)
Fuente – XPlora
Foto – ON


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *