‘Campamento de verano’: de pastillas, vídeos eróticos y Lucía (I)

Campamento de verano

Ah… que sí… que entró Noemí… que no lo he dicho…

Cuando no es por uno es por otro… pero aquí lo que importa es que en el campamento vamos de bronca en bronca y de penalización en penalización. Hasta los concursantes de ‘Las joyas de la corona’ se tomaban las cosas más en serio que esta gente. Lo peor es que el problema sólo es uno: pecáis de mano blanda. Si fueseis más duros, los bichos no se os revelarían tanto. Un buen zapatazo a tiempo les tendría más calmados y centrados.

Todos pensaban que con el abandono de Lucía el río volvería a su cauce… pero nada más lejos de la realidad. En ese campamento hay mucho trapo sucio por fregar y ninguno está dispuesto a lavar el trapo del vecino, a no ser que haya una cámara delante y pueda sacarle algún tipo de provecho. Entonces sí que sacan el trapo… lo sacan, lo abren y lo enseñan a la cámara… que todo el mundo vea lo sucio/a que es.

Como jugada en un reality show que es, se puede decir que es lícito. En el fondo has ido a eso, a enfrentarte a unos “conocidos” desconocidos por ti -en algunos caso solamente- tratando de conseguir la mayor atención posible de las cámaras. Con eso quizás te asegures el beneplácito del jurado y así puedas seguir engrosando la cantidad de ceros de tu cuenta bancaria. Pero todo tiene un límite y ahí es donde se plantea el problema: ¿cuál es el límite para cada uno?

Más información – ‘Campamento de verano’: mensaje a Kiko Hernández
Fuente – Campamento de verano
Foto – Telecinco


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *