‘Campamento de verano’: mensaje a Kiko Hernández

Campamento de verano

De verdad, tío, lo mío contigo es de un amor-odio que ni yo mismo me entiendo muchas veces. Fuiste el primer concursante de ‘Gran Hermano’ que consiguió que yo dejase de lado una edición del reality. No me gustabas, pero nada. Luego saliste y la cosa cambió. Tus colaboraciones en televisión no tenían nada que ver con el Kiko de la casa. Tenías -tienes- madera de televisión. Te adaptabas a todos los programas, por muy diferentes que estos fuesen y eso era algo que disfrutaba viendo.

Cuánta diferencia había de lo que hacías con Emma García a lo que hacías con Sardá. Me quedo con el Kiko de Emma en las tardes, por cierto. En tu etapa con Sardá me volviste a sacar de mis casillas. Mal, muy mal. Vale que luego explicaste cómo funcionaba todo, pero yo, como espectador, no disfrutaba. Pero siempre había un día, una entrevista, un debate en la que volvías a sacar al Kiko de verdad, al bueno, al de los argumentos de peso.

Ahora, en tu etapa ‘Sálvame’, no te he podido seguir -el horario del programa no me lo permite-. Algún vídeo suelto en la web y poco más. Aquí de nuevo te ha vuelto a pasar como con Sardá: días malos y días buenos. Y aunque los malos hayan sido mayoría, los buenos han sido tan buenos -para mí- que prefiero seguir dando mayor valor a esos momentos. Pero lo de ahora en ‘Campamento de verano’ ya no tiene nombre. En serio que me toca las narices decir esto, pero para mí, pierdes toda la credibilidad cuando te apoyas en argumentos como el del “Lucía y el estropajo”. De verdad que no tiene gracia, tío, hazme caso. Me jode que se note que, en ocasiones como esta, puedan más las ganas de ganar dinero. Cuando debates de verdad eres un crack, y ahora no lo estás siendo… pero ni de lejos.

Más información – ‘Campamento de verano’: Lucía mala, Lucía buena (II)
Fuente – Campamento de verano
Foto – Telecinco


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *