The Challenge: convivencia y pruebas físicas a lo bestia

The Challenge

¿Por qué MTV hace programas que en esencia son refritos de refritos de refritos y cuando los ves te das cuenta de que te has enganchado a los cinco minutos? ‘The Challenge’ no es ninguna novedad y eso lo demuestran sus veinticinco temporadas. ¿De qué trata ‘The Challenge’? Su fórmula os sonará muchísimo. Exparticipantes de realities son enfrentados en pruebas a lo ‘Fear Factor’ y ‘Supervivientes’, grupales, individuales y chicos contra chicas. Todo el grupo convivirá mientras en una mansión de súper lujo en la que, obviamente, pasará de todo (véase la fórmula ‘Jersey Shore’, ‘The Real World’ y similares). El fin del programa es un jugoso premio económico para el y la mejor del grupo.

En ‘The Challenge’ nos encontramos también con que algunos de sus participantes pasan de una temporada a otra, dando pie así a la posibilidad de continuar historias creadas durante la convivencia. Relaciones que nacen y se destruyen mientras que en las pruebas físicas se sacan los ojos, porque aquí hemos venido a luchar como animales. ¿Os acordáis de Esteban de ‘Gandía Shore’ en el ‘Campamento de verano’ que tanto se criticó por su conducta violenta durante los juegos? Pues aquí iría que ni pintado. Pelea pura y dura, con su premio y sus consecuencias.

Esta semana ha dado comienzo la temporada número veinticinco de ‘The Challenge’ en MTV y sólo en el primer programa ya hemos visto a una concursante sacada en ambulancia por deshidratación al finalizar una prueba y a otro recibiendo puntos en la barbilla mientras intentaba salvarse de la expulsión. Y algunos se preguntarán: “¿Y esto funciona?” La respuesta es “¡SÍ!” Así, con mayúsculas y signos de admiración. Esas mismas caras que habías visto flirtear frente a las cámaras, poniéndose guapos para salir de fiesta, ponerse borrachos como perrísimas… lo habitual en un reality de MTV, vamos… ahora les ves sacándose los ojos y dándolo todo por conseguir el final. Oye… esto engancha que da gusto.

The Challenge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *