Here comes Honey Boo Boo: June en los karts… y no es broma

honey

He aquí una de esas historias que desde que empieza hasta que acaba no hay nada que cuadre. Cómo no, tenía que ser June la protagonista. Seguimos en el cumpleaños de Sugar Bear. Al final June acabó aceptando la piñata de Alana como primera parte del regalo, añadiéndole después una buena tarde de karts, que como ya os conté antes, es algo que Sugar Bear adora.

Que todos se lo iban a pasar de vicio en los karts no es algo tan destacable como para comentarlo, y por eso nos vamos a centrar en June. La gran madre no quería subirse a los karts. Todas las niñas intentaron convencerla para que también participase en la carrera, pero June alegó un problema de vista. Por la reacción de las niñas, parecía que ellas también lo conocían. Aquí viene lo bueno. June contaba frente a la cámara que ella “es legalmente ciega”… y hablamos de la misma June que se pega las horas muertas con el móvil, algo que no podría hacer alguien con problemas serios de vista.

Y siendo June, esto tiene que tener un remate del tomate final, y ese no fue otro que el hecho de que al final aceptó subirse a uno de los karts y participar en una carrera. ¿Pero no eras legalmente ciega, hija mía? Menos mal que, con su peso, el coche no podía otra que regalarle una buena serie de explosiones y una velocidad de vértigo de un kilómetro por hora. A quién se le ocurre…

Más información – Here comes Honey Boo Boo: ¿dónde quedó la privacidad?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *