‘Here comes Honey Boo Boo’: lorzas y mantequilla (II)

Honey Boo Boo

Para un primer capítulo de segunda temporada y tratándose de la familia de Honey Boo Boo, la cosa tiene que empezar fuerte, muy fuerte. Ahora todas las mujeres de la casa, de la más pequeña a la más grande, son adictas a los móviles. Todas tienen su smartphone y todas viven con los ojos pegados a la pantalla. En el caso de June hasta parece que juega, porque lo mueve como si se le escurriera de las manos. Así que, o está haciendo uso del acelerómetro, o se le está escurriendo de verdad.

Kaitlyn, la recién nacida, ya tiene cinco meses. Su madre ha retomado los estudios y ahora es June, su abuela, quien ejerce de madre la mayor parte del día. La pequeña ya está del todo acostumbrada a los gritos de su abuela, madre y tías… de hecho hasta sonríe. No hay nada como la familia de uno, claro.

En este regreso no se han nombrado los desfiles de Alana, así que daré por hecho que su ansiada corona de reina sigue siendo “ansiada” y no “suya”. Por cierto, que Alana también se ha apuntado a lo de “abarcar más parcela” y sus lorzas van en aumento. Menos mal que la familia cobra bien por el programa, porque si no no sé cómo iban a embutir a la niña en el trajecito rosa sin que se le salieran los ojos de las cuencas.

Más información – ‘Here comes Honey Boo Boo’: lorzas y mantequilla (I)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *