‘Here comes Honey Boo Boo’: lorzas y mantequilla (III)

Honey Boo Boo

¿Y cómo hemos empezado esta segunda temporada de Honey Boo Boo? Pues la verdad es que de lo más variadita. Hemos tenido una matanza, una pelea de lucha libre y hasta hemos jugado a revolcarnos en aceite y mantequilla en el suelo de casa… lo que cualquier niño en un sábado común. Ir de matanza es algo muy de pueblo -yo fui una vez de pequeño y me horrorizó… pero comí como una cerda, nunca mejor dicho-, de hecho las niñas jugaron a pegarle la cola del cerdo a su soberana madre mientras a ésta le daban las fatiguitas de la muerte.

Lo de la lucha libre era una mezcla entre afición familiar y calentón del sector femenino con los luchadores. A la hija recién parida le encantaba uno de los luchadores y allí que estaba ella en la primera fila chillando como una posesa con sus hermanas. Además dedicaron buena parte del programa a explicar la técnica ‘cup-of-fart’: cuescarse divinamente en una mano para hacerla aterrizar en la boca del adversario a lo ‘Dragon Ball’. Lo de la ‘Onda Vital’ parece haber pasado de moda.

June había castigado a las niñas sin móviles por vagas, pero aprovechando que mamá había salido a hacer unas compras, el resto de orcos se entretuvo en vaciar botellas de aceite por la casa, embadurnarse ellas con mantequilla y jugar a lanzarse por todo el suelo. Esto hubiese sido divertido si el enfado de June hubiese sido un poco más “real”, pero por desgracia quedó todo como los montajes de Leticia Sabater.

Más información – ‘Here comes Honey Boo Boo’: lorzas y mantequilla (II)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *