Here comes Honey Boo Boo: nos vamos todos de camping

Honey Boo Boo Kaitlyn

El verano pasa muy despacio en ‘Here comes Honey Boo Boo’. Las chicas no hacen otra que dormir y estar pegadas al móvil todo el día. Pero Sugar Bear ha tenido una idea para el fin de semana: llevar a toda la familia de camping. June se quiso quitar el muerto de encima de tener que convencer a las chicas, así que aceptó eso de “dormir en el suelo” a cambio de que fuese Sugar Bear el que convenciese a todas las niñas para ir de camping.

Para las chicas, lo de ir de camping, era más o menos como una tortura, y no ya por el hecho de tener que montar las tiendas de campaña o hacer sus cositas en el campo, sino por el hecho de no poder llevar sus preciados móviles con ellas. Sugar Bear lo dejó muy claro: “Nos vamos de camping y nada de dispositivos móviles.” Allí lloró hasta el apuntador. El fin de semana de camping se convertía casi en un castigo incluso antes de salir de casa.

Una vez llegaron al camping y tuvieron las tiendas montadas, su rutina fue la habitual: comer y gritar. La única que parecía de acuerdo con lo de estar en el campo era Kaitlyn, la más pequeña. Será que todavía es pequeña y lo de quejarse aún no lo domina del todo. Era curioso ver a casi todo el mundo con cara de estar en prisión mientras la más pequeña intentaba beber agua del grifo. Y ya no hablemos de lo de pasearse en el lago con los hidropedales. Los gritos de Jessica iban más con el hundimiento del Titanic que con una mañana en el lago con el animal de su hermana Pumpkin intentando chocar con su hidropedal. Cosas de niñas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *